30 de enero de 2011

HISTORIA Y ORIGEN DEL LÁPIZ

Un lápiz o lapicero es un instrumento de escritura o dibujo que consiste en un palillo fino de pigmento (generalmente el grafito y una grasa o arcilla especial, pero puede también ser pigmento coloreado de carbón de leña) y encapsulado generalmente en un cilindro de madera fino, aunque las envolturas de papel y plásticas también se utilizan. Los lápices son distintos de las plumas, ya que éstas utilizan un material líquido marcador.

Origen del lápiz:
Desde antes de 1665 (algunas fuentes dicen desde 1600), un depósito enorme de grafito fue descubierto en Seathwaite Fell, cerca de Borrowdale, Cumbria, Inglaterra. Los locales descubrieron que era muy útil para marcar ovejas. Este depósito particular de grafito era extremadamente puro y sólido, y podría ser fácilmente aserrado en palillos. El grafito, al ser suave, requiere un tipo de casco o cubierta. Los palillos de grafito, al principio, se envolvían en cordeles o en el cuero de oveja para darle estabilidad. La fama de la utilidad de estos primeros lápices se extendió, atrayendo la atención de artistas por todo el “mundo conocido”. Inglaterra continuó disfrutando de un monopolio en la producción de lápices hasta que se encontró un método de reconstituir el polvo del grafito. Los lápices cuadrados distintivos ingleses continúan haciéndose con palillos cortados de grafito natural desde 1860. Hoy, la ciudad de Keswick, cercana a la zona del hallazgo original del bloque de grafito, tiene un museo del lápiz.
La primera tentativa de fabricar los palillos del grafito pulverizado se llevó a cabo en Núremberg, Alemania, en 1662. Se utilizó una mezcla de grafito, sulfuro, y antimonio. El grafito residual de un palillo de lápiz no es venenoso; el grafito es inofensivo si se consume.

Fueron los italianos los primeros en idear la sujeción de madera. Una pareja de italianos, Simonio y Lyndiana Bernacotti, fueron los primeros que crearon diseños para el lápiz moderno de carpintería con el fin de marcar sus piezas de madera; sin embargo, su versión era chata, ovalada, un tipo de lápiz más compacto. Hicieron esto al principio ahuecando un palillo de madera de enebro. Poco después crearon una técnica mejorada: se tallaban dos mitades de madera, un palillo del grafito insertado, y luego las dos mitades eran pegadas; esencialmente el mismo método sigue vigente hoy día.

Los lápices ingleses y alemanes no estaban al alcance de los franceses durante las guerras napoleónicas. El interés de un oficial del ejército de Napoleón cambió esto. En 1795 Nicholas Jacques Conté descubrió el método de mezclar el grafito pulverizado con la arcilla, formando la mezcla en las barras que luego eran encendidas en un horno. Variando la proporción de grafito con arcilla se definía la dureza del grafito. Este método de fabricación que había sido descubierto anteriormente por el austriaco Josef Hardtmuth de Koh-I-Noor en 1790 sigue funcionando hoy.

Borrador incluido:
El 30 de marzo de 1858, Hymen Lipman recibió la primera patente por pegar un borrador al extremo de un lápiz. En 1862 Lipman vendió su patente a Joseph Reckendorfer por $100.000, que fueron destinados a demandar al fabricante del lápiz Faber por infracción. En 1875 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó contra Reckendorfer declarando a la patente como inválida.

Fabricación:
Los lápices modernos se fabrican industrialmente mezclando polvo de grafito y arcilla molidos finamente, agregando agua, formando tiras largas como espagueti, y encendiéndolas en un horno (compartimientos térmicamente aislados). Las tiras resultantes se sumergen en aceite o cera fundida, que filtra en los agujeros minúsculos del material, dando por resultado una escritura más lisa. Un tablón de enebro o de cedro de incienso con varios surcos paralelos largos se corta para formar un listón, y las tiras de grafito y arcilla se insertan en los surcos. Otro tablón acanalado se pega encima, de manera que el ensamble final es cortar todo en lápices individuales, que luego se barnizan o se pintan.

Graduación y clasificación:
Muchos lápices a través del mundo, y casi todos en Europa, se clasifican con el sistema europeo que usa una gradación continua descrita por "H" (para la dureza) y "B" (para el grado de oscuridad), así como "F" (para el grado de finura). El lápiz estándar para escritura es el HB. Según Petroski, este sistema se habría desarrollado a principios del siglo XX por Brookman, fabricante inglés de lapices. Utilizó la "B" para el negro y la "H" para la dureza; el grado de un lápiz se describió por una secuencia de H sucesivas y B sucesivas, tal como BB o BBB para minas cada vez más suaves, y HH o HHH para minas cada vez más duras.
Hoy en día, el sistema de clasificación de lápices se extiende desde muy duro con trazo fino y claro, hasta blando de trazo grueso y oscuro, abarcando desde el más duro al más blando, como se ve en el siguiente ejemplo:




















9H 8H 7H 6H 5H 4H 3H 2H H F HB B 2B 3B 4B 5B 6B 7B 8B 9B
Duro Medio Blando

Koh-I-noor ofrece veinte graduaciones de 10H a 8B para sus 1500 series; Derwent produce veinte graduaciones de 9H a 9B para sus lápices gráficos y Staedtler produce diecinueve de 9H a 8B para sus lápices de Mars Lumograph. El mercado principal para tan amplia gama de grados es el de los artistas, que están interesados en crear una gama completa de tonos de gris claro a negro. Los ingenieros prefieren lápices más duros que permitan un mayor control de la forma de la mina. Esto se refleja en la manera en que se empaquetan los lápices. Por ejemplo, para sus lápices gráficos, Derwent ofrece tres paquetes de 12 lápices cada uno: Técnico (graduación dura de 9H a B), para bosquejos (graduación suave de H a 9B), y de diseño (con graduación media de 4H a 6B). Los lápices clasificados mediante este sistema se utilizan para medir la dureza y la resistencia de barnices y de pinturas. La resistencia de una capa de barniz o pintura (también conocida como la "dureza del lápiz") se determina como el grado del lápiz más duro que no marca la capa, cuando éste es presionado firmemente contra la capa a un ángulo de 45º.

Otro método común utiliza los números para señalar la graduación de un lápiz. Fue creado por Conté y adoptado inicialmente en los Estados Unidos por Thoreau en el siglo XIX. La tabla siguiente muestra las equivalencias aproximadas entre los dos sistemas:

Tono U.S.A.
Mundial

#1 = B

#2 = HB

#2½ * = F

#3 = H

#4 = 2H

*También visto como 2-4/8, 2.5, 2-5/10. Aunque estén aceptados extensamente, no todos los fabricantes lo utilizan; por ejemplo, Faber-Castell utiliza una tabla diferente de equivalencias en sus lápices Grip 2001: 1=2B, 2=B, 2 1/2=HB, 3=H, 4=2H. Para los lápices de grafito, los diversos grados de lápiz se obtienen alterando la proporción de grafito y arcilla: cuanta más arcilla se utilice, más duro es el lápiz. Dos lápices del mismo grado y de diferentes fabricantes no producirán el mismo tono ni tendrán necesariamente la misma dureza.


Tipos de lápiz

Según su material de fabricación

Lápices de grafito

Éstos son los tipos más comunes de lápices. Se hacen de una mezcla de arcilla y grafito y su oscuridad varía de gris claro a negro. Su composición permite trazos más lisos.

Lápices de carbón de leña

Se hacen del carbón de leña y proporcionan negros más llenos que los lápices del grafito, pero tienden a manchar fácilmente y son más abrasivos que el grafito. Los lápices en tono sepia y blancos están también disponibles para la técnica duotone.

Lápices de crayón

Conocidos comúnmente como lápices coloreados, éstos tienen centro de cera con el pigmento y otros aditivos. Múltiples colores se mezclan a menudo juntos. La variedad de un set de lápices de crayón se puede determinar por el número de colores únicos que contiene.

Lápices de grasa

También conocidos como marcadores de China. Escriben virtualmente en cualquier superficie (incluyendo vidrio, plástico, metal y fotografías). Los lápices de grasa más comúnmente encontrados están envueltos en papel (Berol y Sanford adhesivos), pero pueden también estar envueltos en madera (Staedtler Omnichrom).

Lápices de Acuarela

Éstos se diseñan para el uso con técnicas de acuarela. Los lápices se pueden utilizar solos para las líneas agudas y en negrilla. Los trazos hechos por el lápiz se pueden también saturar con agua y extender con pinceles.


Según su utilidad


Dos lápices de madera, dos lápices de carbón y dos lápices de grasa.

Lápices de carpintería

Estos lápices tienen dos características principales: su forma los previene del balanceo, y su mina es fuerte. El lápiz más viejo que subsiste es un lápiz de carpintería alemán; que data a del siglo XVII y ahora está en la colección de Faber-Castell.

Lápices de copiado

Estos son lápices de grafito con un tinte agregado que crea una marca indeleble. Fueron inventados a fines del siglo XIX para la imprenta de la prensa y como un substituto práctico para las plumas. Sus marcas son a menudo visualmente indistinguibles de las de los lápices estándar del grafito, pero cuando están humedecidas sus marcas se disuelven a una tinta coloreada, que luego se imprime a otra pieza de papel. Se utilizó hasta comienzos del siglo XX, en que el bolígrafo los substituyó lentamente.

Lápices borrables del color

Contrario a los lápices de color a base de cera éstos pueden ser borrados fácilmente. Se usa principalmente en bosquejos, donde el objetivo es crear un esquema usando el mismo color que otros medios (tales como lápices de cera, o pinturas de acuarela) llenarían, o cuando el objetivo es explorar el bosquejo del color. Algunos animadores prefieren lápices borrables de color a los lápices del grafito porque estos no manchan fácilmente, y los diversos colores permiten una mejor separación de objetos en el bosquejo. Copio-editores los encuentran útiles también, pues sus marcas se destacan más que el grafito pero pueden ser borradas.

No reproducibles

O los Non-photo lápices azules hacen marcas que no son reproducidas por las fotocopiadoras (Sanford's Copy-not o Staedtler' Mars Non-photo) o por las copiadoras whiteprint (Staedtler' s Mars Non-Print).

Lápiz de estenógrafo

Se espera que estos lápices sean muy confiables, y su mina es a prueba de roturas. Los lápices del estenógrafo se afilan a veces en ambos extremos

Lápiz de golf

Los lápices de golf son generalmente cortos (una longitud común es los 9cm) y muy baratos. También se conocen como lápices de biblioteca, ya que muchas bibliotecas los ofrecen como instrumentos de escritura desechables e inderramables.

Según su forma

  • Triangular
  • Hexagonal
  • Redondeada
  • Flexible (plástico maleable)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada